fbpx

Cómo convertir garabatos en letras

Los garabatos es la primera etapa para aprender a escribir. Aunque es cierto que cada niño dominará la escritura a su ritmo y tiempo, alentarlos para que escriban, sin importar, por ahora, el contenido, será de gran beneficio para su desarrollo posterior.

Aunque no lo parezca, los garabatos requieren un nivel importante de coordinación y fuerza. El niño debe ser capaz de sostener el instrumento de escritura. También de aplicar suficiente presión y sujetar una hoja para que no se mueva y pueda escribir sobre ella.

Cómo convertir garabatos en letras

Eventualmente, esos garabatos se transformarán en letras. Cuantos más garabatos hagan, los niños comenzarán a formar patrones con mejor control en los trazos. Además, los garabatos tienen múltiples beneficios como:

  • Mejor control sobre los movimientos de las habilidades motoras finas.
  • Expresarse a sí mismos.
  • Independencia.

Las habilidades motoras son aquellas que nos permiten realizar actividades tan sencillas y básicas como lavarse los dientes, recortar o sujetar un lápiz. Los niños comienzan a garabatear cuando ya pueden sostener una cera o un lápiz con sus puños. Eso ayuda a fortalecer y controlar mejor los músculos de sus manos y dedos. Normalmente, a los tres años los niños ya pueden sostener un lápiz con el pulgar y el dedo índice.

Los niños aprenden a escribir entre los tres y cuatro años. Mientras están aprendiendo letras individuales es posible que comiencen a reconocer formas y patrones en sus dibujos y garabatos. Cuando los niños observan a otras personas escribir, comienzan a entender cómo funcionan las letras y las palabras y cómo están relacionadas a los sonidos y objetos. Cuando los niños deletrean palabras ya están relacionando la manera en que suena la palabra y cómo se escribe. Puedes ayudarles a mejorar ese conocimiento leyendo en voz alta señalando las palabras en los libros.

Por lo tanto, cuando los niños comiencen el proceso de aprender a escribir ya contarán con las bases sobre cómo funcionan las letras, cómo se escriben y también cómo funcionan las palabras. Entonces ya se les podrá enseñar otros temas más avanzados, como el hecho que la escritura se construye de izquierda a derecha, con un espacio determinado y la función de las letras mayúsculas y minúsculas.

La escritura correcta se logra con práctica, por lo que las habilidades necesarias para hacerlo se deben de fomentar constantemente tan pronto como los niños puedan sostener un lápiz para garabatear. A continuación, te presentamos algunos consejos para hacerlo:

  • Más que forzarlos a escribir, ten siempre disponibles recursos artísticos (colores, hojas, tijeras, pegatinas, plastilina) para que los niños tengan la libertad de expresarse como mejor prefieran.
  • Dar a los niños masa de pan, plastilina o materiales voluminosos les ayudará a fortalecer los músculos de las manos.
  • Formar letras puede ser una tarea difícil para los niños, por eso es muy importante guiarlos, especialmente en los movimientos de la mano. De este modo recordarán los patrones de cada letra, así como diferentes palabras.
  • Aprender a sujetar de manera correcta el lápiz es otro aspecto fundamental para aprender a escribir correctamente. Es importante tomarse el tiempo necesario para asegurarse que el agarre del lápiz por parte del niño es el correcto. Esto le dará mayor control sobre lo que escriben o dibujan.

Es muy importante no presionar a los niños para que aprendan rápido. Cada uno lo hará a su tiempo. Por el contrario, es más relevante asegurarse que los movimientos de las letras se realizan correctamente y que están bien trazadas porque esto es básico para mejorar la velocidad y el control. Evidentemente, el proceso de aprendizaje de la escritura no está exento de errores, por lo se debe tener paciencia para mantener a los niños interesados y entusiasmados.

Artículo original: http://blog.stabilo.co.uk/blog/turning-scribbles-into-letters/