Cómo combinar el arte y la escritura en el aula

20 junio, 2017

La curiosidad de los niños por las letras comienza a edad temprana. Quieren descifrar qué significan, qué palabras forman. Para que el aprendizaje sea efectivo, los niños deben estar en contacto intensivo con las letras. Sin embargo, el método de trazos repetitivos y estructurados puede cansarlos y hasta desmotivarlos. Incluir el arte y el juego en la enseñanza de la escritura aumenta la eficiencia, ya que al divertirse mientras aprenden, pondrán más cuidado en el resultado y se concentrarán durante un mayor periodo de tiempo.

Con este ejercicio, denominado “Mis letras y yo”, los alumnos no sólo aprenderán las letras, sino que prestarán atención a su forma, sonido y orden. También podrán reconocer la misma letra escrita en distintos diseños, lo que facilita la lectura de tipografías distintas encontradas en las revistas o periódicos.

  1. Colocad a los alumnos en parejas.
  2. Cada niño deberá escribir cada letra de su nombre en un papel, coloreando una letra de cada color y decorando la primera letra de su nombre.
  3. Luego cada pareja comparará las letras de sus respectivos nombres. ¿Tienen las mismas letras? ¿Quién tiene más de una misma letra en su nombre? ¿Cuál es su letra favorita y por qué?
  4. Cada alumno deberá decir en voz alta cada letra, pero con su sonido fonético, no con el nombre de la letra. Enseñar a los alumnos las letras por su sonido facilita el aprendizaje de la lectura.
  5. Para finalizar, los niños podrán intercambiar algunas de las letras con sus compañeros y formar su nombre con las letras que hayan escrito los demás. Luego pegarán en un papel todas las letras para formar nuevamente su nombre.

Es importante que los niños vean la escritura como un ejercicio creativo en el cual pueden poner su sello personal. Así se sentirán más cómodos y necesitarán menos esfuerzo para aprender a escribir.

 

 

Con información de Schreibmotorik INSTITUT.