fbpx

Desarrollo de habilidades motrices, una habilidad para toda la vida

Hay habilidades que si se desarrollan desde niños de manera correcta tendrán un impacto positivo para el resto de nuestras vidas. Una de estas, son las habilidades motrices finas, las cuales están relacionadas directamente con la escritura y la lectura.  El Centro Multidisciplinario de Investigaciones sobre el Cerebro de la Universidad de Ramat-Gat de Israel demostró, por medio de un estudio científico, que los ejercicios que promueven la adquisición y refuerzo de las habilidades motrices tienen un impacto positivo en la fluidez y legibilidad al escribir, conocimientos que se utilizarán durante toda la vida.

Desarrollo de habilidades motrices, una habilidad para toda la vida

Las habilidades motrices son todas aquellas que nos permiten ejecutar movimientos de manera rápida y precisa. Las habilidades motrices finas son natas, pero se pueden adquirir, así como reforzar, potenciar e incluso aprehender nuevas, y así mejorar el desempeño de las actividades que las requieran, como escribir.

El mismo estudio de la universidad israelí comprobó que cuanto más se practican y aprenden actividades que involucren estas habilidades, la rapidez y legibilidad de la escritura se verán beneficiadas positivamente. Por lo que resulta especialmente relevante aplicar las conclusiones de esta investigación a niños de entre 5 ó 6 años. Esto se debe a que escribir a mano es una habilidad perceptiva que se adquiere por repetición pero que involucra de manera directa las habilidades motrices finas.

El estudio científico también reveló que el ritmo de escritura mejora al día siguiente de la realización de ejercicios como unir puntos en un mapa o seguir una línea previamente trazada, ya que promueven la mejora de las habilidades motrices finas.

Sin embargo, en caso de no existir un plan seguimiento, al cabo de dos semanas ese avance se pierde. Es por eso que es de suma importancia que de manera recurrente se practiquen este tipo de ejercicios con los niños y así conseguir una mejora significativa en la rapidez y legibilidad de su escritura.

Esto se debe a que la parte del cerebro que se encarga de la memoria a largo plazo, que es donde se almacena la información sobre la escritura, la estimula directamente la región cerebral que se encarga de las capacidades motrices finas. Ahí radica la inseparable relación entre la promoción de los ejercicios de motricidad y la capacidad de escribir de manera correcta.

Además, los ejercicios para adquirir y reforzar las habilidades motrices finas toman aún más relevancia en la vida escolar. El mismo estudio sostiene que si los niños son capaces de escribir rápido y legiblemente, podrán decodificar de mejor manera las letras, beneficiando directamente al proceso de lectura de los niños. Así pues, se demuestra que las tareas que tradicionalmente se habían relacionados con procesos cognitivos, como la lectura, también involucran habilidades motrices finas.

Debemos explorar todos los recursos y actividades posibles para conseguir el objetivo de que los alumnos aprendan a escribir de la mejor manera y así dotarlos de conocimientos sólidos que les servirán toda su vida.

Fuente: Artículo basado en el estudio Children’s ability to learn a motor skill is related to handwriting and reading proficiency del Centro Multidisciplinario de Investigaciones sobre el Cerebro de la UAniversidad de Ramat-Gat de Israel https://ac.els-cdn.com/S104160801630190X/1-s2.0-S104160801630190X-main.pdf?_tid=f2568e6c-ce9f-11e7-a683-00000aacb360&acdnat=1511257390_330c064b896bca9d4c64396a58dd1f71