Aprender a escribir…

El aprendizaje de la escritura, junto con la lectura constituye como muy bien afirma José Antonio Marina “una iniciación, una transición desde la dependencia y la comprensión limitada, hacia la capacidad de participar del pensamiento colectivo con la ayuda de los signos”. Aprender a escribir es un proceso que permite a los aprendices integrarse en un entorno social y alfabetizado. En palabras de Daniel Cassany “¿Quién puede sobrevivir en este mundo tecnificado, burocrático, alfabetizado y altamente instruido si no sabe redactar instancias, cartas o exámenes? Como vemos, en el mundo que vivimos la escritura es una necesidad.

Aprender a escribir...

Pero desde hace muchos años, los padres se enfrentan a una de las grandes incógnitas: ¿existe una edad exacta en la que los niños deban aprender a leer y a escribir? Durante los primeros años de la educación infantil (entre los 3 y los 5 años) y primeros cursos de primaria, es cuando la propia rutina escolar está repleta de momentos clave para el aprendizaje de los niños. De hecho, es en esta etapa infantil cuando debe producirse una aproximación a la lectoescritura. Y, primero leer, y más tarde escribir, son fundamentales. Porque debemos tener en cuenta que durante los años en que aprendan a hacerlo sentarán las bases de muchos de sus posteriores aprendizajes. A partir de los 6 años (etapa primaria) se contempla el aprendizaje de la lectura y la escritura de manera formal. Todo lo aprendido anteriormente les ayudará en esta nueva etapa.

El momento perfecto y adecuado para que los niños aprendan a escribir no recae en una edad exacta, sino que tendremos en cuenta un grado de madurez que les permita tener la suficiente motivación y las habilidades necesarias (como podría ser coger el lápiz de forma correcta) para hacerlo. En la mayor parte de los casos, la duda siempre se podrá resolver con la información que nos ofrezcan sus profesores, quienes –junto a los padres- observan el comportamiento de los pequeños en su día a día.

La forma en la que se parte para enseñar a un niño a escribir es la grafomotricidad, que consiste en un movimiento gráfico que realizamos con la mano al escribir o dibujar. Se trata de aprender a realizar unos movimientos con la mano para plasmar un trazo en un papel y adquirir una coordinación ojo-mano en este proceso.

En un periodo previo a las etapas de aprendizaje propiamente dicho, los niños no comprenden el simbolismo de las letras, por lo que no diferencian letras de dibujos. Realizan grafismos primitivos, o primeros intentos de escritura, y van avanzando gradualmente hacia el siguiente nivel.

Consejos y recomendaciones que pueden ayudar al niño

  • Preparar en la medida de lo posible un ambiente relajado y tranquilo. Si es necesario podemos poner música que le ayude y motive en la
  • Antes de trabajar con el lápiz es bueno que el niño empiece practicando a dibujar con el dedo en el aire, en la arena (mesa de luz),
  • Hay que enseñar al niño a coger el lápiz correctamente, a sostenerlo entre los dedos y a ir deslizándolo sobre el papel.
  • Para ganar destreza manual se deben trabajar trazos verticales, horizontales, en zigzag, oblícuos, etc.
  • Actividades como recortar, modelar, rasgar, picar, pintar, dibujar y colorear ayudarán al niño a desarrollar la psicomotricidad fina.

Es muy importante no presionar al niño en este proceso ya que cada uno tiene su propio ritmo de aprendizaje.

En la web http://www.eljardinonline.com.ar/evoluciondeescritura.htm, puedes encontrar una secuenciación de las etapas evolutivas de la escritura infantil, con ejemplos ilustrativos de cada una de las fases que ayudarán a los padres a establecer en qué momento evolutivo se encuentra su hijo. Es fundamental que los padres conozcamos cada una de estas etapas con el fin de detectar posibles dificultades del aprendizaje:

  • En la etapa de la escritura pre-silábica, el niño es capaz de diferenciar las letras y los números de otro tipo de dibujos. También puede reproducir los rasgos imitando trazos sin linealidad, orientación ni control de cantidad, con diferentes
  • En la etapa de la escritura silábica, cada letra tiene el valor de una sílaba y el niño usa letras o pseudo-letras.
  • La etapa de la escritura silábica-alfabética es una etapa de transición en la que ciertas letras mantienen el valor silábico-sonoro, y otras
  • En la etapa de la escritura alfabética, cada letra se corresponde con un valor

Hace unos años apareció una noticia en los medios en la que se destacaba que Finlandia iba a acabar con la enseñanza de la escritura manuscrita para sustituirla por el aprendizaje de mecanografía. Posteriormente se desmintió esta noticia. Minna Harmanen, responsable del Instituto Nacional de Educación finlandés destacaba: “Ha habido un malentendido en las noticias sobre la caligrafía en Finlandia. En realidad, la novedad es que no será obligatorio aprender la caligrafía cursiva desde agosto de 2016. Ahora los niños tienen que aprender dos tipos de escritura manual: la cursiva y la de la letra de imprenta. La escritura manual como escritura que se realiza con la mano y un bolígrafo no termina y se considera muy importante para mejorar las habilidades motoras finas, para adquirir destrezas y memoria”.

Me gustaría destacar aquí algunos de los beneficios de escribir a mano:

“Escribir es la manera más profunda de leer la vida.”

Francisco Umbral

 

Sobre la autoría:

Óscar González es profesor de Educación Primaria, escritor, asesor educativo y conferenciante, fundador de la Alianza Educativa, director de la ‘Escuela de Padres con Talento’ y ‘Escuela de Padres 3.0’, galardonado con el Premio Magisterio 2013.