¿Qué es, en verdad, leer y escribir?

La lectura y la escritura son factores claves para la formación del niño, para su desarrollo y también para interactuar en el futuro nuestra sociedad actual. Desde el ámbito educativo se trabaja con los niños desde una edad primeriza para trabajar su aprendizaje. Pero, ¿qué es, en verdad, leer y escribir?

La lectura permite obtener información y comprender la realidad circundante, mientras que la escritura facilita la transmisión de información y conocimiento. Para dominar ambos casos, sin embargo, es importante aprender los códigos, las letras, su forma, sonido y valor, y comprender cómo se combinan y qué sentido tienen. Para llegar a este estadio comunicativo se superan diferentes etapas.

El aprendizaje de la lectoescritura es un proceso constante y dinámico, que se asienta sobre pilares construidos previamente, como la interiorización de grafías y formas, su comparación, la deducción lógica y generalización de combinaciones textuales, las habilidades motoras o la resolución de problemas.

Pero esta adquisición de conocimiento tiene que ser fluida, sin forzarla, ya que puede haber niños que aún no estén preparados. Aunque la curiosidad de los pequeños facilitará la voluntad de aprendizaje cuando su madurez le empuje a esta faceta, es importante trabajar diferentes estrategias para que sea algo lúdico y que cale lenta pero efectivamente. Puede ser con juegos para la orientación espacial, la lateralidad, la memoria auditiva, la motricidad fina, el lenguaje hablado o la conciencia fonológica.

En todos los casos es importante que el niño cometa errores, ya que así percibe que algo no funciona y se refuerza el proceso a través de la prueba-error. Igualmente, debe ser un proceso estimulante.

Algunos ejercicios pueden ser:

  • Orientación espacial:
    • Rodea con un círculo los objetos que estén del revés a su posición habitual.
    • Dibuja la clase: Los niños reciben un plano de la clase y a partir de referencias (puerta de entrada, ventanas…) tienen que situar diferentes elementos: la pizarra, la mesa del profesor, su mesa, el armario, las mesas de algunos compañeros concretos, etc.
  • Lateralidad:
    • Pinta los peces que nadan hacia la derecha y las tortugas que van hacia la izquierda.
    • Dibuja un coche en la dirección que marquen las flechas de la carretera.

  • Conciencia fonológica:
    • Marca las palabras que riman: gato, plátano, piña, rodilla, araña, zapato, regalo, plato.
    • Lee las palabras en voz alta y rodea las que no existan: tiburón, barca, émpola, pestia, ardilla, plato, gatna, olpeaco

 

 

Fuente: Información extraída del documento Prerrequisitos para el proceso de aprendizaje de la lectura y la escritura: conciencia fonológica y destrezas orales de la lengua, y https://www.guiainfantil.com/educacion/escritura/lectoescritura-como-aprenden-los-ninos-a-leer-y-escribir/ y https://www.tekmaneducation.com/blog/2016/09/21/5-claves-emocionales-en-el-proceso-de-aprendizaje-de-la-lectoescritura/ consultados el 3 de junio de 2019.