5 ideas para trabajar la expresión escrita

Uno de los aspectos que más dificultades entrañan en el día a día de nuestro trabajo como docentes es la expresión escrita. Se trata de una destreza que se encuadra en el área de Lengua Castellana y, por supuesto, como una competencia elemental. Así, conforma junto con la lectura y la comprensión lectora, las habilidades básicas en el aspecto comunicativo.

Se trata de una de las acciones más elementales y a la vez dificultosas porque, en primer lugar, conlleva corregir inexcusablemente uno a uno los textos producidos por el alumnado. En segundo lugar, por la cantidad de formas que hay de expresar una misma idea. Y, por último, porque son muchos los aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de evaluar la producción escrita: gramática, ortografía, vocabulario, coherencia y presentación entre muchos aspectos.

Se puede establecer un hábito escritor de forma semanal o en el transcurso de cada unidad, en el que se trabaje exclusivamente la escritura. Sistematizarlo y hacerlo atractivo para el alumnado es fundamental, así como valorar los avances que vemos. También es aconsejable exponer estas composiciones en un rincón de nuestra aula que podemos llamar Rincón del escritor.

En Educación Primaria, según el ciclo, la dificultad irá aumentando progresivamente. Comenzaríamos con ejercicios de completar palabras y con frases sencillas en el primer ciclo. Continuaríamos con textos de mayor longitud y más elaborados en el segundo ciclo, sencillos resúmenes. Por último, en el tercer ciclo de nuestra etapa, los textos pueden ser más complejos y pueden tratarse de resúmenes, descripciones o narraciones cortas.

Teniendo en cuenta la edad o el nivel de expresión del alumnado, deberemos decidir el apoyo que como docentes y guías de su aprendizaje le vamos a prestar en la elaboración de escritos. De esta forma es aconsejable que a la hora de escribir el docente asesore sobre las partes principales y qué idea debe abordar cada una.

Con todo ello, son innumerables las formas de trabajar la expresión escrita. Quizá estas 5 ideas puedan ayudarte:

1.- Redactar historias en viñetas

Redactar historias con viñetas es una buena forma de trabajar la imaginación y la expresión escrita. Debemos establecer las partes fundamentales de la historia: presentación, nudo y desenlace. Esta actividad se puede desarrollar en todos los ciclos, evidentemente, con diferentes grados de dificultad.
Podemos ir prescindiendo de las viñetas a partir de cierta edad. No es tarea fácil, pero estaríamos ante el fin último de nuestra tarea como docente: hilar una historia y poder reflejarla por escrito.

2.- Biografías y autobiografías

Escribir una buena biografía o autobiografía es muy importante y esencial. Se pueden establecer unos apartados básicos para estructurar la información del personaje: presentación, a qué se dedica, cuáles son sus aficiones, cual es su carácter y forma de ser e incluso finalizar expresando qué significa esa persona para ti.

3. – Descripciones de personas, animales u objetos

Es uno de los aspectos más fundamentales de la escritura y pueden ser de personas, animales, objetos, paisajes… Es muy importante saber describir de una forma adecuada. En el caso de las personas, incluyendo el retrato. Para describir los animales es fundamental el aprendizaje adquirido en el área de Naturales. Hay que dar pautas al alumnado para su realización, pero puede obtener muy buen resultado.

4.- Otros textos

Otros tipos de texto que pueden ser trabajados en Primaria son la redacción de noticias, instrucciones o sencillas recetas. Para ello podemos dotar de dinamismo y colorido la propuesta para hacerla más atractiva.

5.- Texto libre

Por último, sería importante no perder de vista la opción de recurrir al texto libre, al que Freinet se refería para que el alumnado pudiese escribirlo cuando sientan esa necesidad de hacerlo. Es una propuesta interesante, pero sobre todo cuando tienen cierta destreza en la elaboración de textos.

Como vemos, estas propuestas son las que trabajamos en cualquiera de los niveles de Educación Primaria, eso sí, de una forma cíclica la dificultad va aumentando conforme pasan se aumenta el nivel. La extensión y riqueza del léxico es el aspecto que debe ir mejorando paulatinamente cuando los cursos avanzan.

Para todo docente es una gran satisfacción ver que su alumnado sabe expresarse adecuadamente. De hecho, cuando compruebas entre tus niños una manera óptima de escribir, eres consciente de que le estás proporcionando una de las herramientas esenciales para su desarrollo.

 

Sobre la autoría:

Juan J. Rondón es miembro del equipo de Blogdelmaestro.com y maestro de Educación Primaria.